Se desarrolla en la primera mitad del siglo XVI por voluntad del entonces virrey español de Nápoles, Don Pedro de Toledo, con el propósito de acoger las guarniciones militares españolas destinadas a la represión de posibles revueltas de la  población napolitana, o como residencia temporal para aquellos que pasaban por la ciudad en dirección a otros lugares de conflicto. Y, al mismo tiempo, como vivienda pública para los campesinos napolitanos que durante aquellos años habían abandonado los campos de los alrededores para mudarse en la ciudad.

A partir del siglo XVII perdió gradualmente su función militar, expandiéndose urbanísticamente y volviéndose un lugar poblado por artesanos y comerciantes, provenientes tanto de Nápoles como de las ciudades cercanas.

 

El siguiente trabajo fotográfico es una inmersión en el actual e insólito Quartieri Spagnoli y sus gentes. Ubicado en pleno centro de Nápoles, alberga gran riqueza gracias a la excelente mezcla histórica creada por la influencia de diferentes culturas. Personas apasionadas, frenéticas, vibrantes, multidimensionales, intimidantes pero simpáticas, coloridas, ruidosas, históricas, tradicionales, religiosas, orgullosas, melancólicas y cautivadoras. Sobre todo, entrañables que brillan con luz propia. Los habitantes del Quartieri Spagnoli no dejan indiferente a nadie. Una joya oculta a ojos convencionales que te lleva a otra época.

Un lugar con reglas y costumbres exóticas y oníricas. Una maravilla fotográfica. Un laberinto lleno de emociones dónde parece que no las hay. Ternura y tragedia están presentes en la serie, invitando a la reflexión sobre la condición humana. 

Sobre nosotros y vosotros.